Causas de la halitosis

on agosto 29, 2016 Uncategorized with 0 comments

El mal aliento, también conocido como halitosis, suele ser muy incómodo para el paciente, así como para las personas que le rodean. La halitosis consiste en un olor desagradable de manera constante que procede de la cavidad oral de quien lo padece, y se nota especialmente al hablar. Una de las mejores fórmulas para evitar el mal aliento es tener una buena rutina de higiene oral a diario.

Sin embargo, también puede suceder que a pesar de llevar a cabo una buena limpieza bucodental día a día, al poco rato aparezca ese olor desagradable. Si ese es tu caso, puede ser que el mal aliento proceda de algún habito concreto que deberías moderar. La halitosis no es un problema difícil de tratar, de hecho podemos erradicarlo evitando algunos hábitos o consultando al odontólogo cómo llevar a cabo una limpieza bocal orientada a evitar este problema.

  • Mala higiene oral. Aunque pueda parecer el motivo más obvio, una mala higiene dental puede desencadenar no sólo mal aliento, sino el desarrollo de algunas enfermedades e infecciones orales. De hecho, la halitosis puede ser síntoma de alguna patología oral. Por ello, es importante cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día y durante dos minutos, así como completar el cepillado con el uso de enjuague bucal e hilo dental.
  • Hábitos perjudiciales. Los más destacados son el tabaquismo y el consumo de alcohol, que dañan los dientes y causan mal aliento con más facilidad. Además, los pacientes fumadores tienen más tendencia a desarrollar enfermedades periodontales, que generan halitosis.
  • Uso de medicamentos. Algunos medicamentos pueden provocar sequedad bucal y mal aliento crónicos.
  • Sequedad bucal. También conocida como xerostomía, puede ser otra causa de halitosis. Los procesos de salivación contribuyen, entre otros aspectos, a limpiar la boca, de modo que su alteración o su ausencia genera mal olor en la cavidad oral. De hecho, el mal aliento típico en las mañanas suele ser provocado por el menor flujo de salivación durante la noche.
  • Alimentación. La alimentación tiene un papel muy importante en la salud oral. Así, la descomposición o la ingesta de alimentos concretos como el ajo pueden generar mal aliento. También el flujo de ácidos estomacales provocan halitosis.

Además de moderar estos hábitos es recomendable acudir al odontólogo de confianza para tratar este problema de manera personalizada. Mantener una buena salud oral será clave para eliminar la halitosis y lucir una boca sana, bonita y con un aliento fresco.

Add comment